domingo, 2 de octubre de 2016

HIPÓLITO

CASA HIPÓLITO

La Casa Hipólito se sitúa en Torres Vedras, Portugal. La historia de esta empresa hemos de agradecérsela al personal de Arquivo da Casa Hipólito.

HISTORIA DE CASA HIPÓLITO
En 1900, Antonio Hipólito funda, en la calle Serpa Pinto, de Torres Vedras, una pequeña industria de utensilios para el trabajo de las viñas con el nombre "Casa Hipólito Lda". Antonio Hipólito, después de haber estudiado las necesidades de la agricultura de la región, en la que la viticultura era la principal actividad y dispuestos a atender dichas necesidades, comienza por fabricar fumigadores (que por aquella época eran raros, caros e importados). Así en 1905 inició la fabricación del "Pulverizador Hipólito".


El fundador de Casa Hipólito hizo a algunos viajes al extranjero para estar al corriente de los progresos de la industria de su ramo y para establecer contactos con firmas de la competencia. Más tarde, en 1910, inicia la producción de fumigadores de cobre, basados en los sistemas franceses "Gobet" y "Vermorel". Emprendedor por naturaleza, Antonio Hipólito amplía la gama de los utensilios fabricados, dedicándose también a la construcción de prensas, bombas y otros aparatos.
En el año 1933, ya con el apoyo de los hijos del fundador de Casa Hipólito, se opera una profunda transformación en la empresa: se crean diversas secciones y se introducen nuevos productos en la gama de fabricación del que destaca el infiernillo "Fogareiro Hipólito"


Se cree que sería por esta época (años 30) y con el fin de aumentar la gama de productos que quemaban petróleo, cuando se inicia la fabricación de lámparas de tipo tubular (lámparas de tormenta) y comienza el estudio y construcción de linternas de incandescencia tipo Petromax; artículos que Portugal importaba a gran escala. La constante expansión de la fábrica y su importancia social y económica, es reconocida por el Gobierno Portugués cuando, en 1931, se entrega a Antonio Hipólito la Encomienda de la Orden del Mérito Agrícola Industrial.


Las dificultades generadas por la Guerra Civil Española en 1936 y el inicio inmediato de la Segunda Guerra Mundial, impusieron a la empresa nuevas responsabilidades. Así, con el estallido de la Guerra Mundial en 1939, surgen problemas para la obtención de artículos y materias primas lo que lleva a la empresa a hacer frente a la falta de muchos productos antes importados. Por esa época la producción de la empresa aumenta considerablemente hasta el punto que en 1944, dado el volumen de transacciones, fue constituida la Sociedad Limitada, Casa Hipólito Lda. Durante este periodo es cuando se produce el cambio generacional en la empresa, Antonio Hipólito en 1942 y debido a problemas de salud, cede la dirección de Casa Hipólito a su hijo mayor Antonio Hipólito Junior, que con sus hermanos y cuñados dirigirá la compañía.


Una  vez terminada la Segunda Guerra Mundial, Casa Hipólito se fue equipando con nuevas máquinas de fabricación con el objetivo de mejorar la calidad de producción iniciándose un nuevo periodo de desarrollo. La empresa contactó técnicos extranjeros, importó nuevas tecnologías y se lanzó a la fabricación de material para uso y quema de gas.
Después de la guerra colonial, de 1961 a 1974 y  la primera crisis del petróleo, el índice de crecimiento de la empresa fue afectado por la pérdida de algunos mercados africanos, debido a cuestiones políticas y a las dificultades en mantener los mercados europeos, sudamericanos o de medio-oriente.
Entre 1971 y 1973, fueron construidas nuevas instalaciones, que serían sucesivamente ampliadas en los años siguientes. En 1972, la empresa se transforma en Sociedad Anónima. La empresa negocia entonces con Graetz KG y con Graetz Petromax los contratos de transferencia de tecnología  que datan de 1973.


Dichos contratos, harán posible la producción y comercialización de las linternas Petromax y Aida, permitiendo la producción y comercialización de otras marcas registradas que Casa Hipólito ya fabricaba anteriormente (Fama, Geniol, Golden Horse), incluyendo su propia marca "Hipólito", técnicamente idéntica a Petromax.


Al final de los años 80, Casa Hipólito se debatía con diversos problemas, entre ellos, un pasivo elevado, la necesidad de reestructurar los negocios, la deficiente organización interna y el exceso de mano de obra. En 1987 se estableció un plan de recuperación con los principales acreedores de la empresa. Por último, la empresa da quiebra al final de 1999, abriéndose el proceso de liquidación judicial.
Pero, en Torres Vedras, el recuerdo de esta industria, no solo no se ha perdido, además, se mantiene vivo gracias a diversas iniciativas.


LOS MODELOS DE CASA HIPÓLITO EN ESTA COLECCIÓN

Aunque estos aparatos llevan mucho tiempo en mi colección, no aprendí a apreciarlas hasta que Esteban, catalán y verdadero experto en lámparas de presión, me contagió la pasión por la marca Hipolito.


Construidas en latón, niqueladas y con los bonetes esmaltados, lo primero que se observa es la gran diferencia de tamaño entre ellas.


El bonete esmaltado en rojo y todo el aspecto de la lámpara recuerda a las Estelar; eso nos hizo pensar, a Esteban y a mi por separado, que Hipolito podría haber fabricado las lámparas a Klaebisch. Sin embargo, una consulta al Arquivo da Casa Hipólito dio una respuesta negativo. En principio, no se había encontrado documentación sobre la construcción de lámparas Estelar en Torres Vedras.


El cristal es de la marca FLAMREX, que Hipólito montaba a menudo, aunque con el logo grabado al ácido (que aquí no aparece). En el borde inferior del tanque de combustible aparece el número 250, que indica que este modelo puede emitir 250 candelas de potencia lumínica.



El modelo más pequeño, de 150 candelas de potencia y con bonete negro. El 150 impreso en el borde inferior del depósito. El cristal, un delicado cilindro de la marca Jena.


En el tanque de las dos, está impreso el logo de Hipólito. El hipocampo que, posiblenente, se relacione con el apellido del constructor. Como curiosidad, al parecer a Max Graetz le gustaban mucho los caballitos de mar y esa fue la idea de los dos animales que aparecen en el logo. Aunque en versiones sucesivas se fueron pareciendo más a dragones que a otra cosa.



En ambos ejemplares la marca está grabada en diversos elementos ,como el tapón del depósito o el mando. Esto parece indicar que son ejemplares de la primera época; con posterioridad desaparecerán mucho de estos detalles.



1 comentario:

  1. hola tengo una lampara VOLCAN 400.
    EN QUE AÑO SE FABRICO? SABEN?
    ESPERO RESPUESTAS GRACIAS, SALUDOS.

    ResponderEliminar