lunes, 15 de agosto de 2016

KLAEBISCH

KLAEBISCH

La casa Klaebisch, radicada en Barcelona, comenzó importando herramientas alemanas en 1920 y sus actividades se diversificaron según avanzaba el siglo. Importadores, inventores y posiblemente fabricantes; estuvieron en el mundo de la maquinaria agrícola, de los electrodoméstico, de la depuración de aguas e incluso tocaron el sector cosmético con perfumes o un popular dentífrico. Sin embargo, si traemos aquí este apellido, es por haber estado íntimamente ligado a las lámparas PETROMAX.


ALFREDO KLAEBISCH CAMMAN 

Nace en Alemania en 1890, su familia se dedica a la vinicultura  en la región francesa de Cognac y es expulsada de la misma a raíz de la primera guerra mundial. Debido a este conflicto, Alfred huye a Barcelona en 1914. Pronto empezará a formar parte de la alta burguesía de dicha ciudad donde rehará su vida, vida que puede ser seguida en los ecos de sociedad de la prensa local. En 1936, al estallar el conflicto civil en España, Alfredo decide huir del país hasta el final de la guerra. Una vez terminada la contienda, vuelve a Barcelona, donde retomará los negocios hasta su muerte, en 1978.
Arqueólogo aficionado, emprende polémicas excavaciones. Más polémicas hoy que en la época, por el empeño en ignorar las circunstancias de contextos pasados. La campaña realizada (sobre 1918), en un dolmen catalán, producirá una serie de piezas y datos que serán el único equipaje superfluo que Alfredo se lleve en su huida de 1936. Material que donará, casi al final de su vida, tornando la figura de expoliador a mecenas. La siguiente fotografía pertenece al trabajo: NOTÍCIA D’UNES EXCAVACIONS ARQUEOLÒGIQUES A PLANA BASARDA (SANTA CRISTINA D’ARO) FRANCESC AICART HEREU:


PETROMAX - KLAEBISCH

En 1920, comienzan a aparecer anuncios como este del 8 de agosto, en el diario La Vanguardia:


Alfredo Klaebisch inicia un proceso de importación acompañado de publicidad que será básico para la expansión de las lámparas petromax en España. Expansión que comienza apenas 4 años después de la creación de la marca alemana, con la solicitud de la patente española PO 91345 realizada por D. Alfred Klaebisch el 28 de octubre de 1924 y concedida el 28 de noviembre de ese año, sobre un "Aparato de alumbrado de gran potencia que funciona con petróleo u otro combustible líquido". Patente que figura como "no llevada a cabo" y extinta, por este motivo, el 1 de enero de 1928. Sin embargo, muchas de las petromax se venderán con la patente ES91345 y en abril de 1925,  Klaebisch publica el siguiente anuncio en La Vanguardia donde aparece una lámpara 834:


Los esfuerzos publicitarios se vuelven más intensos y A. Klaebisch contempla a los pescadores como clientes potenciales. Así en la revista España Marítima del 30 de junio de 1926 aparece una especie de artículo que no es otra cosa que propaganda.


Al igual que la carta que se publica en la misma revista y que A. Klaebisch dirige "a los Señores Presidentes de los Pósitos y Gremios de Pescadores en ESPAÑA"


En ese mismo año, en la revista España Marítima del 30 de septiembre, aparece un anuncio de gran tamaño con una potente lámpara, la petromax 836:


En julio de 1927, aparece este anuncio en el diario La Vanguardia, con la ilustración de una petromax 835:


En este mismo año, se diversifican las vías publicitarias, tal como se puede comprobar por la propaganda publicada el 4 de noviembre en la revista Nuevo Mundo de Madrid, simulando ser una noticia de carácter general:


Que si se mira con detenimiento, se comprueba que es un anuncio más o menos ilustrado:


Hecho que se repetirá en el ejemplar de la revista del 11 de noviembre del mismo año 1927:


Que tal como se comprueba, vuelve a ser publicidad:


El 27 de enero de 1928, en la revista Nuevo Mundo aparece el dibujo que se reproduce a continuación junto con el texto que lo acompaña:

"Dibujo de D. Ramón Baixeras que obtuvo el primer premio en el Concurso de Carteles para el decorado en color de la Camioneta que está haciendo un viaje de propaganda por todas las provincias de España para las célebres lámparas "PETROMAX" , el alumbrado más económico de todos los conocidos . Único depositario para España, Portugal y Posesiones; A. Klaebisch, Barcelona - C. Claris, 59 - Apartado 858.

Una acción publicitaria verdaderamente ocurrente y agresiva; los colores del dibujo son supuestos. Por otro lado continúa la publicación de anuncios en el diario La Vanguardia. En este caso, el objetivo son los veraneantes y junto a la petromax 834, la lámpara de mesa 822, ambas muy útiles para uso doméstico:


En el número de Nuevo Mundo del 20 de abril de 1928 aparece, por primera vez, este curioso anuncio, un poco surrealista. Es posible que fuese otro de los carteles del concurso convocado por Klaebisch. La lámpara que sujeta el gato es una petromax de mano que no se había visto hasta ahora en la publicidad de Klaebisch.


El esfuerzo publicitario de petromax en España se redobla, incluso se formará un equipo de futbol "S.C. Petromax" Los anuncios son más frecuentes y variados. En el siguiente, publicado en Nuevo Mundo el 12 de diciembre de 1928, aparecen la 834, la 822, una linterna de mano y un infiernillo de presión:


También de 1928, es el anuncio enviado por José Manuel Sanchis y que está publicado en L´Echo d´Alger donde se solicita representante activo, suponemos que para Argelia.


Continúa la publicación en el diario de La Vanguardia, en este caso en julio de 1929 con una linterna de mano.


En el periódico El Mañana de Teruel, el 15 de diciembre de 1929, se publica un anuncio donde no figura Klaebisch. Probablemente se trate de la red de agentes y colaboradores que distribuyen el producto. Este tipo de anuncios, de distribuidores locales, son relativamente frecuentes.


También en 1929, se publica un catálogo con los productos petromax. Dicho catálogo está escrito en español, portugués e italiano y en él no figura ninguna mención a Klaebisch; cosa que sí ocurre en catálogos de menor entidad, probablemente editados en ese mismo año.


 La Vanguardia en 1931, en estos anuncios se añade una estufa y una lámpara de techo.



Anuncio en la revista Estampa, el 9 de septiembre de 1933.


En el diario La Vanguardia, el día 12 de febrero de 1933, se publica una nota que viene a ser otro tipo de propaganda.


La publicidad continúa aprovechando cualquier oportunidad, así, en el año 1934, en Zaragoza se produce una anécdota que duró hasta el año siguiente: en un edifico comienza a oírse una voz que se atribuye a un duende y salta como noticia nacional. Noticia que alude a la voz que sale de un hornillo y aprovechando el revuelo, el 29 de noviembre de 1934, en el diario La Vanguardia, Klaebisch incluye el anuncio:

Todo este esfuerzo publicitario obtiene sus frutos. Así, en la revista España Marítima y Pesquera de 1934, en los estatutos de la cooperativa popular de consumo de artículos de uso de la pesca, se incluyen las lámparas petromax:



En España Marítima se repite este anuncio en 1935 y en 1936; en ese último año estallará la guerra civil y Alfredo Klaebisch abandonará el país. Es importante fijarse en el dibujo, se trata de la típica barca de pesca a la encandilada, una imagen tan popular que tal vez no reparemos en que no hubiese sido posible sin el empeño de Klaebisch por introducir las petromax entre los pescadores.


Ya en 1926, los anuncios de Klaebisch afirmaban que era el único depositario para España, Portugal y Marruecos. Así que suponemos que este sería el "representante activo"  en Marruecos en 1936:


El anuncio anterior, también enviado por José Manuel Sanchis, pertenece a la revista "La Terre Marrocaine y en el figuran las lámparas Petromax Rapid, cuya forma definitiva, incluido soplete, se había patentado el 7 de julio de 1936.

PETROMAX 834

En esta colección, representa a las petromax importada por klaebisch:


Esta mítica lámpara de presión para colgar, es de pequeño tamaño y totalmente autónoma.


Está profusamente marcada, tanto en la propia chapa:


Como en el manómetro:


En el tirador de la portezuela, sobre GE aparecen las dos figuras que parecen dragones y que inicialmente fueron caballitos de mar:


En la pantalla reflectora:



Y por supuesto, en las dos placas de latón. En la que se recoge la palabra PETROMAX flanqueada por dos logos en los remaches y la Patente española Nº 91345, de la que se ha hablado con anterioridad y que Klaebisch pondrá en todos sus modelos colgados.


En la placa redonda, el modelo estampado y junto a la marca de EHRICH & GRAETZ, la exclusividad de Klaebisch.


En cuanto a la datación de este ejemplar estaría entre 1927 y 1936. En 1927 aparece la dirección de calle Claris (antes paseo de San Juan). En 1936, estalla la Guerra Civil Española y Klaebisch abandona el país. En 1942 la empresa productora de petromax, pasa a llamarse solo Graetz y la E desaparece del logo bajo los dragones. Aunque existe controversia al respecto de la fecha en la que desaparecería el logo, según algunos estudiosos en 1953.

AKABE

Abro un paréntesis para hablar de este acrónimo y un poco de mi primer contacto con él. Aunque la mayor parte de mi colección ha sido reunida gracias a Internet, aún continúo frecuentando tiendas de antigüedades y mercadillos. Una tienda verdaderamente especial, regentada por un matrimonio de un español y una francesa, se encuentra en una casona de Mortera (Cantabria). La descubrí poco después de que se abriese y la he visitado siempre que he podido. La dueña dejaba libre al público entre las dos plantas de la maravillosa casona y aquello era un viaje al pasado. De vez en cuando yo compraba algún farol de bicicleta o algo por el estilo y me fijaba en una lámpara de presión que (según me parece recordar) tenía las placas típicas de petromax, pero como había perdido la pantalla reflectora no acababa de convencerme. El caso es que al cabo de muchos años, compré ese ejemplar y, para entonces, las placas habían desaparecido. La dueña me contó que estaba decepcionada con la gente, que suele traicionar la confianza. Al parecer, le habían robado, también, las placas de una escafandra de buzo catalana, sin reparar la pérdida de valor que el objeto iba a sufrir. El caso es que, en mi lámpara solo quedaba un vestigio de marcaje, la palabra AKABE en el manómetro.


Por el tamaño y la forma podría tratarse de una petromax 835, pero el depósito es de latón y no hay marcajes en las chapas, tampoco en la portezuela, por lo que solo queda mi memoria como débil prueba de que podría haber sido una petromax. Un aparato magníficamente construido.


El caso es que AKABE era un misterio para mí, hasta que Esteve, un coleccionista experto en lámparas de presión me dio a conocer una factura del 29 de septiembre de 1947, donde aparecía un "manguito AKABE imitación Petromax 834".


Precisamente en 1947 los hermanos Erich y Fritz Graetz crean  "Graetz KG", después de que la empresa haya sido expropiada por los rusos en Berlin Este. Esta empresa comienza a fabricar una nueva linterna Petromax en otoño de 1949 y tendrá gran expansión entre 1950 y 1960. Pero, mientras tanto, es posible que durante algunos años fuese difícil disponer de repuestos e incluso lámparas así que AKABE pudo ser una solución para ésto. El origen de este acrónimo se puede ver en el documento de España Marítima de 1926 (reproducido con anterioridad), se trataba de la dirección telegráfica de Klaebisch. Tal vez Alfred Klaebisch ¿Asociados? Barcelona España. 


Por otro lado, según se ve en el listado de repuestos de Petromax de España Marítima de 1935, hay varias piezas de imitación.


En una publicación de Villa Sanjurjo (actual Ahucemas), de 1932, se recoge un anuncio donde parece indicarse que se reparan y fabrican lámparas Petromax.


Siempre con la duda si Klaebisch fue un mero importador o realizó una labor paralela de fabricación, volvemos a Petromax.

PETROMAX - ESTELAR

Durante la Guerra Civil Española, estando Alfredo Klaebisch ausente, los anuncios de petromax que aparecen en el diario La Vanguardia se refieren a ventas, compras o reparaciones de aparatos de segunda mano y son frecuentes los de otras marcas.


Alfredo Klaebisch volverá a España una vez terminada la contienda y se centrará en las actividades de un laboratorio que produce Denticlor, con una publicidad bastante intensa. Mientras tanto, Alemania ha iniciado la Segunda  Guerra Mundial y, tal como había ocurrido en la Primera, Ehrich Graetz fabrica material bélico. Durante el conflicto, la producción es enorme y se hace con mano de obra forzada pero, en 1945, al terminar la guerra las fábricas en otros países son confiscadas y la de Berlín quedará en el lado ruso. En 1947 se crea una nueva empresa Craetz en Berlin Oeste. Lo más probable es que esta última compañía sea la que reinicie los negocios con Klaebisch. De todas formas, en marzo de 1945, con el Mundo en guerra y Berlín a punto de caer, en el diario La Vanguardia aparece la pubicidad:


En marzo de 1946 se publica este anuncio donde, entre lineas, se puede observar que se ofrecen lámparas pero realmente no son petromax, por lo que es probable que Klaebisch haya encontrado otra forma de suplir la falta de suministro.


En enero de 1947 se publica un anuncio en La Vanguardia y en febrero en el ABC, donde parece que Klaebisch vuelve a sus técnicas publicitarias para petromax, aunque con cierta timidez:, al menos al principio



Así en el diario La Vanguardia en diciembre de 1947, vuelve a publicarse un anuncio de petromax, esta vez con una lámpara 835 y una linterna de mano petromax rapid. Este tipo de anuncio aparecerá en 1948 por última vez.


En 1949, como se puede comprobar en esta lista de precios, aparecen el logo y la marca Estelar, un poco al margen, tal vez para aprovechar la plancha de la antigua cabecera..


A partir de entonces y durante 1949 y 1950, en el diario La Vanguardia se publican los anuncios de las lámparas Petromax - Estelar aunque las dos lámparas representadas siguen siendo la 835 y la rapid.


En diciembre de 1949 se publica este anuncio Petromax-Estelar en el diario ABC, con el dibujo de una petromax rapid.


A partir de 1950, la única mención a petromax no se refiere a lámparas sino a electrodomésticos, en concreto las neveras que denticlor (antes dentichlor), regalan en un concurso en 1954, en lo que es una campaña publicitaria muy agresiva, probablemente orquestada por la casa Klaebisch.


Después de este anuncio, el nombre de petromax parece desaparecer de la comercialización de Klaebisch. La cabecera de las facturas, tal como se puede comprobar en este documento facilitado por Estebe y fechado en 1958, solo se alude a la marca Estelar:


Se puede observar que incluso los dibujos de las lámparas han cambiado y se registran detalles como los logos de estelar y en el caso de la 834, el plato con aletas para disipar el calor, inventado en 1949, por Elvira Klaebisch, hija de Alfredo Klaebisch. Además, este tipo de facturas presentan, en algo parecido a una marca de agua, dos neveras, un calentador (antes petromax ahora estelar) y el fumigador matador.


ESTELAR

En los años 90 apenas estaba comenzando mi colección, cuando encontré una extraña lámpara en una tienda de Santillana del Mar donde lo que vendían eran falsificaciones. No era barata y estaba hecha un asco, la compré, la limpié y le puse un globo a base de cristalitos como los utilizados en Tailandia.


Unos años después, cerca del año 2000, había encontrado una focus de mano en el mercadillo de Guardamar del Segura. Por entonces no sabía nada de estos aparatos, así que los grabé en vídeo, hice unas capturas y se las envié a Alan Moore, para la sección de cosas raras de su magnífica web Pressure Lamps Unlimited. Por entonces no era difícil contactar con el Dotor Alan.


Alan puso las lámparas en su página y yo comencé a recibir correos de coleccionistas.


Por supuesto, los mensajes eran en inglés o alemán y venían de medio mundo.


Para todos estaba claro que era un clon de la petromax 821.


Incluso alguno me ofreció comprarla.


Sí, una petromax, pero profusamente marcada como estelar. Por entonces yo no tenía ni idea del vínculo de Estelar con España, también ignoraba todo sobre focus.


Poco a poco fueron llegándome noticias sobre lámparas 834, que coleccionistas alemanes o ingleses habían encontrado en Baleares o Cataluña, hasta que paseando por el centro de Madrid, en el escaparate de un bar cerrado vi yo también una estelar 834 y la placa de Klaebisch Barcelona:


ESTELAR 821

A mi lámpara no le quedaba nada de niquelado pero no estaba tan mal y era muy rara. Solo sabía de una en Alemania y otra en Turquía. Esta última se vendía a un precio enorme en liras e incluso al cambio. Pero, cuando ya creía que era imposible encontrar algún ejemplar, comenzaron a aparecer en distintos estados. A éste, casi impecable, le faltaba el cristal.


También marcada en muchos de sus elementos.


Con los logotipos típicos de Estelar.




En el bonete el logo es distinto, aquí es más rudimentario y en pintura amarillo.


En cuanto al tercer ejemplar, conservaba un cristal genérico.


En el depósito el logo de Estelar.


En el cuello la referencia con el tipo de lámpara.


Al igual que en el depósito.


El resto de los elementos también marcados.


ESTELAR 834

Una vez que conocí la existencia de una Estelar de colgar, me lancé en su búsqueda. Tardé bastante en encontrar un ejemplar al que le faltaba la pantalla reflectora, alguna placa y tenía plato normal. Para completar este aparato, compré otro que había sido electrificado de mala manera y de dos hice una.



En la chapa solo tiene el marcaje de una rosa de los vientos en la portezuela. En la placa rectangular pone Original ESTELAR modelo 834 Casa Klaebisch, Barcelona. El depósito suele ser de acero, aunque algunos ejemplares lo tienen de latón.


La placa circular con el logo Estelar Marca Registrada.


La marca y el logo en el esmaltado de la pantalla reflectora.



Marcajes en el manómetro manguitos tapones y pequeños elementos.


Al principio, los platos de las lámparas de colgar eran de cantos lisos, pero luego tanto las Estelar 834, como para modelos más grandes como la Estelar 850-B (diseñada para la pesca), estaban provistos de platos con aletas disipadoras del calor, sistema inventado por Elvira Klaebisch.


Elvira Klaebisch era inventora, como su padre y a su nombre hay diversas patentes, cuatro referidas a lámparas de presión. En este caso, la patente es de 1949 y aunque existe una modificación de 1950 para facilitar la fabricación, parece que este modelo si se llevó a cabo. 


Tal como se puede comprobar por el plato de este ejemplar.



ESTELAR 822

Hace poco tiempo, en un conocido portal salió a subasta una lámpara de mesa idéntica a la petromax 822, pero con todas las características y marcajes de una Estelar. Yo pujé lo máximo que quería pagar, pero sabía que la batalla estaba perdida, el comprador parece ser un coleccionista aleman... "Fiete-man" (Hello Fiete-man a comment please). Era una pieza en muy buen estado, bonita, rara y con un cristal roto de la marca española Ermes pero... no se puede tener todo.


CONCLUSIONES

Alfredo Klaebisch comienza la importación de herramientas alemanas en 1920 y las lámparas petromax en 1924. Probablemente su secreto estuvo en una buena logística que desconocemos, pero de la publicidad intensa y audaz ha quedado bastante huella. Durante la Guerra Civil española, Alfredo Klaebisch abandona el país; la empresa sigue existiendo pero de su actividad no hay una constancia clara. Una vez terminado el conflicto y con Alemania en guerra, la actividad de Klaebisch parece centrarse en dentichlor, luego denticlor. También en este caso, acomete una fuerte acción propagandística que lleva incluso a algún anuncio en la TVE en los años 70. Vencida Alemania, Klaebisch sigue suministrando alumbrado auxiliar, ¿tal vez AKABE?. Una vez restablecida petromax en Alemania, lo comercializa hasta los años 50 pero a la vez vende Estelar. Estelar es un clon de petromax pero con carácter propio. Neveras petromax que luego se llamarán estelar, sistemas de depuración de agua, aparatos para la agricultura... Klaebisch necesitaría un estudio verdaderamente serio. En este aspecto, solo hemos encontrado la obra de Pere Pascual Domènech y Paloma Fernández Pérez, Del Metal al Motor... En esta obra se nombra a Klaebisch como posible empresa extranjera, con importaciones de Bélgica y Francia, no queda claro si de materia prima o manufacturada; con 59 trabajadores y sin cupo siderúrgico. Si era una empresa fabricante o solo comercializaba es un misterio sin resolver, si alguien conoce más datos, los comentarios serán bienvenidos.

Nota de agradecimiento: Por una de esas coincidencias, Estebe (experto en lámparas de presión en general y de Hipolito en especial) y yo, llegamos a la conclusión de que Estelar se podría haber fabricado en Portugal, en concreto por Hipolito. Así que dirigí una pregunta al ARQUIVO DE LA CASA HIPOLITO  en Torres Vedras. Poco después recibí la respuesta, con la amabilidad a que acostumbran los portugueses. En principio, Klaebisch no fue cliente de Casa Hipolito.










4 comentarios:

  1. Impresionante investigación! Mi enhorabuena por el artículo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias y un saludo. Ya vi en su blog la historia del reloj. Es lamentable, pero sin riesgo, tampoco hay sorpresas positivas.

      Eliminar
  2. Estrella Sánchez18 de junio de 2018, 9:33

    Muchas gracias por esta información tan bien documentada. He estado buscando, ya que tengo una Estelar 834/835 (no estoy muy segura) electrificada y comprada en los años 70-80 en los desguaces del Puerto de Santander.
    Quiero venderla y me gusta saber su historia. Es muy bonita -con el "donuts" rojo- y está en muy buenas condiciones (teniendo en cuenta su edad)
    ¿Me podría recomendar un sitio para venderla y precio aproximado?
    Muchas gracias por todo

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por el comentario. Si me deja una dirección email, que borraría después de recogerla, me podría enviar una fotografía para poderle indicar. Un saludo.

    ResponderEliminar